Direcciona-Web-Logo-Header-redux

El mundo cambió, pero todos quieren seguir haciendo empresa de la misma forma, ¿por qué?

Cada día, cientos de personas sueñan con empezar un negocio, sacar su propia empresa familiar o marca, tener grandes oficinas con mucho personal, pero adivina qué, la están pensando y haciendo de la misma forma como las hacíamos hace décadas atrás. Estamos en un excelente momento para replantearnos todo, hacernos preguntas, dudar, cuestionar y resolver las cosas de forma diferente, pero muchos siguen con la idea de tener empresas como nuestros abuelos lo hicieron, estando en plena pandemia y desorden mundial, debes entender que ya no somos los mismos, ya nos tocó crecer sin querer, pero ya estamos aquí.

¿Por qué no aprovechar y evolucionar?

Dejemos de pensar las empresas como el sitio a donde vamos a hacer dinero y comencemos a verlas como el lugar donde nacen soluciones, donde creamos, crecemos, aprendemos, nos equivocamos y seguimos. Nos han vendido la idea de las empresas majestuosas con cientos de personas trabajando en traje, corriendo con cafés en la mano y dejando la vida a un lado por la empresa. Deja de pensar que eso es una empresa, quizás en este momento, la empresa eres tú solo, contigo mismo, nadie te apoya, nadie cree en tu idea, pero con eso, ya llevas mucho camino.

Hay cientos de marcas que nacen y ni siquiera saben que vender o proveer. Si encontraste un problema general, un dolor recurrente y tú puedes ayudar a resolver esa situación que aflige a un grupo de personas, comienza, tú solo, sin nada, sin nadie y avanza, no necesitas esos grandes edificios, no necesitas una secretaria que lleve café y saque las copias como en las películas, necesitas dar soluciones.

Creer en ti es lo más importante en este momento, estés comenzando o seas dueño de un negocio, pregúntate ¿desde mi experiencia qué puedo aportar? Si hago esto ¿a quién ayudo? La pandemia sacó el polvo y la suciedad que por muchas décadas se dejaba debajo de la alfombra, ahora tenemos que ayudar a limpiar y ordenar un poco, y seguro tu idea es eso que se necesita.

Ya estás pensando en eso, ¿verdad? Comienza contigo y luego el camino será más llevadero, crece como persona, como amigo, como hijo, de forma espiritual, emocional y físicamente, cuídate, apréciate, y todo eso que vives desde de ti lo podrás vivir afuera con tus negocios.